Vivimos en tiempos privilegiados

Vivimos en tiempos privilegiados.

Estamos asistiendo a la aceleración de los procesos en el planeta y eso nos hace vivir casi diría con vértigo.

Es fundamental poder mantener el equilibrio a todo nivel.espiral desde el corazon2

Sin embargo es fácil perderlo. Nada resulta previsible. Tal vez porque esperamos, debido al hábito, la linealidad de los procesos y eso no está ocurriendo de esta manera.

Lo que resulta adecuado para unos puede ser catastrófico para otros.

Parece que lo constante hoy es la incertidumbre y la falta de parámetros conocidos.

Es fácil entonces caer en el miedo. Y una vez en el miedo, se desencadenan todo tipo de negatividades que el pensamiento realimenta.

¿Qué hacer?

Es fundamental alinearse, armonizarse, sostenerse en la fortaleza interior para que el oleaje no nos derrumbe.

¿Qué significa esto?

Primeramente confiar en que hay un plan de orden superior que supera nuestro entendimiento, y reconocer internamente que proviene del Amor Infinito. Esto nos permite tener certeza y paz en el corazón, y nos ayuda a situarnos en la energía del AMOR.

Cuidar y armonizar nuestros pensamientos, nuestras emociones y también nuestro cuerpo físico.

Nuestra armonía depende de que todos nuestros aspectos estén en sintonía, y si fuera posible en una frecuencia vibratoria cada vez más alta.

Para eso es importante soltar lastres.

Nuestra alma tiene a nuestra disposición un inmenso cúmulo de experiencias obtenidas a lo largo de su trayecto por este planeta. Es importante  atesorar el aprendizaje recibido y liberar la energía que ha sido retenida.

Nuestra biología nos aporta las experiencias de nuestros antepasados. Algunas de ellas nos permiten ser más hábiles y dotados, otras nos limitan.

Reconocer y liberar esas energías limitantes nos aliviana enormemente el camino.

Vivimos en tiempos privilegiados.

Nosotros elegimos como vivirlos. Elegimos si serán tiempos de paz y gozo o serán tiempos de limitación y dolor.

Salgamos del pensamiento lineal. Recibamos cada nueva experiencia como una oportunidad para soltar limitaciones, crecer y vivir con mayor plenitud.

Vivamos con gratitud, sabiéndonos sostenidos por nuestro planeta-hogar y al mismo tiempo por la totalidad del universo.

 

Patricia Sahade

Contacto